Tratamiento y Durabilidad

Espacios con estilo

Productos - Tratamiento y Durabilidad - Para la Madera

TRATAMIENTO PARA LA MADERA. La madera expuesta a los elementos necesita protección de los duros rayos solares, el moho, la humedad y los insectos. El tipo de madera, el tipo de exposición y la región geográfica en conjunto influyen en el tipo de tratamiento que la madera de exterior necesita. Los tratamientos de madera aplicados adecuadamente pueden extender la vida útil de ésta y añadirle belleza y funcionalidad.

Todas nuestras maderas poseen diferentes tratamientos de protección en el exterior con el método autoclave. Dependiendo del uso de la madera aplicaremos un tratamiento con clase riesgo 3 o para el caso de contacto con tierra o agua dulce es necesario un tratamiento riesgo 4.

El uso de la madera en ciertos establecimientos públicos, puede venir condicionada a determinadas normativas en las cuáles sea necesario realizar un tratamiento Ignífugo para una protección de la madera contra el fuego y obtener la clasificación requerida.

 

Las clases de uso son un concepto definido por la norma EN335-2 con objeto de valorar el riesgo de ataque de agentes xilófagos en función del lugar donde se va a instalar la madera.

Una vez determinada la ubicación y teniendo en cuenta las medidas constructivas, así como la especie de madera, se puede preescribir el tratamiento adecuado (maderas como por ejemplo el IPE o con durezas similares no son impregnables).

Otros aspectos que influyen para determinar la clase de riesgo, es el grado de humedad que puede alcanzar la madera durante su vida o servicio, estar colocada en contacto con tierra, en contacto con agua dulce o agua marina y exposición a la intemperie (uso interior, bajo cubierta, protegida o uso descubierto).

 

Tratamientos de protección de la madera:

Tratamiento Riesgo 1: No es necesaria protección; se suelen aplicar barnices o lasures por aspectos estéticos.

Tratamiento Riesgo 2: Es necesaria la protección superficial; existen diferentes métodos: Pincelados, pulverización o inmersión breve con protectores de madera.

Tratamiento Riesgo 3: Procedimiento sistema autoclave vacío–vacío, obteniendo un grado de protección profunda “p8-p9” y clase de riesgo 3.1 – 3.2.

El tratamiento, por cuestiones estéticas, se puede hacer de forma incolora o mediante lasures de uso interior–exterior.

La madera tratada con riesgo 3 permite cualquier un acabado decorativo posterior, tanto en base acuosa como en base disolvente.

Pergolia©Todos los derechos reservados

Dissalia-comunicación creativa